Novena de la Rosa de Jericó para alejar las malas vibraciones

La rosa de Jericó, seguramente conocida por muchos de los lectores, ya que es un amuleto típicamente usado por hombres y mujeres para alejar las malas vibraciones de nuestro entorno, posee de una novena, es decir, un ritual que debe realizarse durante un total de nueve días (ya veremos que en este caso son 18 jornadas en total).

Esta novena se remonta a los primeros tiempos del cristianismo y ya se realizaba para pedir protección tanto para los hogares como para las personas queridas.

 

Objetivo: alejar las malas vibraciones y el dolor de nuestro entorno

Qué necesitamos:

  • 9 rosas de Jericó pequeñas (en algunos establecimientos puede encontrarlas en un pack)
  • aceite de rosa de Jericó.

 

Modo de empleo:

Cogeremos un viernes por la noche la primera de ellas y la pondremos en agua, en un recipiente, tras lo cual, rezaremos tres veces la siguiente oración:

De Jericó vino una rosa

De mi interior nace solo amor

Esta oración que yo te rezo.

Que me traiga salud  y protección

 y me aleje de cualquier dolor

La dejaremos en agua. Al día siguiente y a la misma hora haremos lo mismo con otra rosita, rezando la misma oración, y así durante nueve días seguidos, hasta que las nueve rositas estén bien abiertas en uno o varios recipientes con agua (mejor todas en uno solo).

Una vez todas ellas estén abiertas, verteremos sobre las rositas un pequeño chorrito de aceite de rosa de Jericó, y las dejaremos en nuestro hogar o negocio (para protegerlo y limpiarlo) durante otros NUEVE días y sin que les pueda tocar el sol.

Trascurrido este tiempo, las sacaremos del agua y las dejaremos secar durante nueve días en un lugar oscuro o muy sombreado. Una vez secas, las distribuiremos por toda la casa, o bien le regalaremos una a cada persona estimada a la que queramos proteger.

Si quieres comprar los productos de los que se hable en este post...

Anuncios

Primavera

Un post breve para decir lo que todos sabemos,  pero que igualmente necesito decirlo: esta noche por fin ha llegado la tan primavera. ¡¡Dichosa sea!! ¡¡Llevo meses y meses esperándote!!

Aunque me gustaría, no me voy a extender contando nada sobre el equinnocio. Ya tendremos ocasión de hablar de eso (¡¡tenemos tanto tiempo por delante…!!).

Hoy será la primera noche en muchas que, aunque me segurirá encantando Joan Manel Serrat, no habré de parafrasearle para “pintar de azul las largas noches de invierno”. Hoy no; no hace falta. Las noches de primavera, igual que los días, tienen color propio.

¡¡Bienvenida, Primavera!!

arenilla en los riñones… ¡¡qué dolor!!

Queridos cyberamigos,

Como habéis podido comprobar, esto lleva muchos días parado; demasiados, diría yo. ¿El motivo? Salud.

Nada grave, por suerte, pero tras días de un fuerte dolor de riñones, decidí ir al médico y, tal como me temía, me detectaron arenilla. El dolor era insoportable, tanto que me tiré algunos días  enteros sin salir de mi cama 😦

“Agua, agua y mucha agua”, me dijo el médico. A lo que añadió: “.. y paciencia”. ¿Paciencia?, pensaba yo ¡¡no puedo tener paciencia!!.

Por suerte, ya pasó y ahora estoy sana como una manzana. Pero ya que lo he pasado mal y sé que es un mal común, he decidido colgar para todos vosotros uno de los remedios de mi último libro, del que ya os hablé en su debido momento, y del que sin duda he hecho uso durante estos días. Espero que os sirva.

****

Cómo combatir la arenilla, o incluso pequeñas piedras en los riñones

Pocos dolores son tan lacerantes como el que padece quien sufre de “arenilla”, y ya no digamos “piedras”, en los riñones.

Un dolor que hace que en ocasiones te retuerzas y muchas veces orines sangre (hematuria).

Hay incluso una maldición, negativa como cualquier maldición, que dice “así te coja un cólico nefrítico”. Esto nos da un indicador del sufrimiento que ocasiona este tipo de patología.

La solución que damos a continuación la hemos vivido en primera persona, por lo cual debemos indicar que al menos en “nuestro caso” fue verdaderamente “mano de santo”. Quede claro que lo que para unos puede ir bien, a otros ni tan siquiera les hace efecto.

Antes de referir este tratamiento, debemos indicar que algo primordial en estos casos es además de VISITAR AL MÉDICO ( es primordial), beber sobre cuatro litros de líquido al día, y abstenerse si se puede, de bebidas alcohólicas, además de no hacer grandes esfuerzos.

Pero vayamos con esta receta que sabemos por experiencia que nos ayudó en un caso de “arenilla”. Antes de continuar haremos referencia que esta “solución” nos la dio una veterana enfermera titulada, que a su vez la aprendió de sus abuelos ampurdaneses.

Cuando tengamos este tipo de problemas cogeremos cinco limones y los exprimiremos. Inmediatamente después de exprimirlos, los pondremos en un vaso, sin una gota de agua, y al levantarnos de dormir, sin tan siquiera habernos lavado, nos tomaremos el jugo de los limones exprimidos.

limon

Así los haremos durante nueve días seguidos. En nuestro caso al séptimo día la “arenilla” desapareció, suponemos que diluida y arrastrada por el ácido cítrico, y nunca más hemos tenido que padecer el lacerante dolor de los cólicos nefríticos.

Otro remedio natural “casi” tan bueno como el jugo de limón es el jugo de melocotón, y el de uva fresca.

No olvidemos que también es muy importante orinar mucho mientras suframos estos problemas por lo que cualquier infusión de plantas diuréticas, como ortiga, cola de caballo o aguacate, serán muy beneficiosa para dicho problema.


Si eres amante de los remedios caseros para solucionar la arenilla en los riñones, el dolor de garganta, dolor de muela o cualquier otro mal menor (recuerda siempre la importancia de consultar al médico si es grave), no dejes de leer estos libros en tu Kindle 😉

remediosremedios-naturales

la-botica-de-la-mujer-sabia