Ritual de San Juan emprendedor

Porque creo que la situación de este país es grave, muy grave, mucho más de lo que se anuncia, y que sólo gracias a los emprendedores vamos a salir adelante, aquí os dejo un ritual óptimo para aquellos que tengáis iniciativa propia y os establezcáis por vuestra cuenta o decidáis montar un negocio de forma próspera y exitosa. ¡¡La iniciativa mueve el mundo, no lo olvidéis!!

 RITUAL de San Juan emprendedor

Qué necesitamos:

  • 4 velas (verde, rosa, negra y lila)
  • aceite de protección
  • aceite de verbena
  • aceite de abundancia
  • aceite de negocio
  • cerillas de madera
  • tinta virgen negra
  • una pluma de oca macho
  • tijeras
  • un pergamino vegetal cuadrado o rectangular

 

Modo de empleo:

Este ritual debe realizarse en dos días separados. La primera parte (primer día) es muy sencilla. La segunda, la más importante, debe realizarse siempre en un día impar en el calendario (1, 3, 5, 9, 11, 15…).

  

El primer día, cogeremos una vela de color verde claro y la untaremos con aceite de protección. Seguidamente una vela lila con aceite de negocio, una vela negro azabache con aceite de verbena, y finalmente una vela rosa, con aceite de abundancia, y una vez untadas, las dejaremos secar al aire libre toda la noche. El ritual no continuará hasta el día siguiente.

  

La siguiente noche, cogeremos las cuatro velas y a las doce en punto de la noche, las pondremos en una superficie plana, haciendo una cruz, y seguidamente las encenderemos con cerillas de madera. Mientras arden las cuatro velas, cogeremos tinta virgen negra, y con una pluma de oca macho, escribiremos sobre un pergamino vegetal las siguientes cuatro palabras (una en cada extremo del pergamino): éxito, dinero, prosperidad y fortuna.

  

Esperaremos a que las velas estén medio quemadas y cuando creamos que queda sólo la mitad, cortaremos el pergamino en cuatro trozos con una tijera metálica con cuidado de no cortar ninguna de las palabras por la mitad. Hecho esto, quemaremos cada uno de estos trozos en una vela distinta, mientras recitamos la siguiente oración:

  

San Juan, San Juan,

Tú que tanto poder tienes

Ayuda a que mi negocio,

Que todavía está en ciernes,

Empiece con buen pie su camino

y tenga éxito para siempre.

Con este ritual, según antiguas enseñanzas, nos remos iniciar nuestro negocio con buen pie.

¡¡Adelante!!

Salud y Paz,

M.Si quieres comprar los productos de los que se hable en este post...




Anuncios

Algo típico en primavera… ¡¡se me tapa la nariz!!

Hoy quiero hablaros de algo sencillo per a la vez eficaz: cómo descongestionar la nariz de forma natural.

Os dejo uno de los “remedios rápidos” de mi último libro, ya que creo que en este caso es algo que suele ocurrir frecuentemente en primavera; como ya digo más adelante, en caso de alergias hay que usar medicamentos específicos (antihistamínicos), siempre bajo supervisión médica.

Algo tan “sencillo” como tener la nariz “tapada” o congestionada es en muchas ocasiones  un verdadero suplicio.

No se nota el gusto de lo que comes, te cuesta respirar y lo haces por la boca, con el peligro que eso supone. Te obliga a imitar a un “pato” al hablar… y otros problemas similares.

Dos formas sencillas y muy buenas de combatir este problema, siempre y cuando no sea una alergia, que en estos casos debe de recurrirse a los antihistamínicos, es, poner un puñado de sal, mejor marina, en agua fría.

La mezclamos y cuando esté reposada y bien disuelta, la aspiramos por los agujeros de la nariz.

Primero uno, y después el otro. Jamás ambos a la vez.

Es un remedio muy bueno y eficaz.

La otra solución, similar pero todavía más natural es, si tenemos la suerte de estar cerca del mar, cogeremos una botella con agua marina, siempre y cuando esté el mar limpio, que por desgracia cada vez es más difícil de conseguir, y haremos lo mismo que con el agua y la sal.

Veremos que tras hacerlo sale de nuestra nariz un buen gualdo de morosidades, lo que nos indica que los conductos se están limpiando.

Los efectos son muy rápidos, y su coste, mínimo.

Espero que os sea útil.

Salud y Paz

M.