Mitos y verdades sobre el empleo de sal gruesa para potenciar las energías

El átomo es la menor partícula de energía que existe en un cuerpo perceptible. Las plantas, animales, objetos y personas están constituidos por estas partículas, que presentan cargas positivas (kations) y negativas (anions). Esas partículas dejan que ocurran intercambios energéticos entre los cuerpos. En el caso de los humanos, los kations y los ánions son los formadores de la aura energética de cada cuerpo.

Una persona que siente que está cargada de energía negativa, por poner un ejemplo, puede estar con muchos ánions orbitando su cuerpo. Y una forma de compensar estas partículas es a través de el incremento de las fuentes de energía positivas. La sal gruesa, por ser un factor natural y perceptible, asimismo presenta átomos en su composición. Más específicamente, la composición química de la sal gruesa se describe como NaCl. Esa es la inicial que representa la unión entre el cloro (que tiene la partícula negativa) y el sodio (que tiene la partícula positiva). Cuando esas 2 partículas se unen, el factor está en equilibrio. En el momento en que la sal gruesa se disuelve en agua, libera las partículas positivas y negativas que ya antes estaban guardadas en el cristal de sal. Así, las partículas positivas son libres de atraer las partículas negativas del medioambiente y a la inversa. Seguir leyendo Mitos y verdades sobre el empleo de sal gruesa para potenciar las energías