Ritual para el trabajo

Vivimos en unos tiempos en que el trabajo, más que una obligación, es casi una necesidad vital e, incluso para algunos, un lujo. Por ello mismo, son muchos los que no saben seguro si viven para trabajar o trabajan para vivir. El ritual que a continuación detallaremos le permitirá obtener el trabajo que usted desea, el cual le hará posible, a usted y a los suyos, afrontar los gastos y necesidades de la vida cotidiana.
Qué necesitamos:
2 velas (una roja y una blanca),
aceite trabajo
• un pergamino redondo vegetal

hierbas de trabajo
carboncillos instantáneos.

Modo de empleo
Cogeremos una noche de luna llena o luna creciente las dos velas. Primero de todo untaremos con el aceite la vela blanca y, seguidamente, la vela roja. Las pondremos una al lado de otra, de manera que la blanca quede a la derecha y la roja a la izquierda de nuestros ojos y con una separación de unos 20 centímetros aproximadamente entre ellas.
En medio de las dos velas pondremos la pastilla de carbón instantáneo y sobre ella una cucharada de café de las hierbas Seguidamente cogeremos el pergamino troquelado redondo y escribiremos sobre él en lápiz
(jamás con tinta) la siguiente frase:

Trabajo siempre yo tenga,
Y que dinero y tranquilidad,
Siempre a mí venga

 

A continuación, lo doblaremos y lo pondremos dentro del saquito junto con un amuleto personal que sea muy importante para nosotros. Una vez todo dentro, encenderemos las dos velas (siempre con cerillas de madera) y seguidamente la pastilla de carbón con las hierbas mágicas. Cuando el humo empiece a fluir hacia arriba, diremos con voz baja y con la mente muy positiva:

Trabajo solo pido Señor
Para tener una vida positiva
Y que si alguna vez me falta
Que venga a mi otra faena alternativa

Esta oración se dirá tres veces consecutivas y, a continuación, dejaremos que se apaguen las velas por sí solas, hasta el final. El pergamino lo cortaremos en pequeños trozos y nos desharemos de él.
El saquito con el amuleto lo guardaremos en un lugar importante y secreto de la casa, y cuando vayamos a buscar trabajo, lo llevaremos siempre encima.

¡¡y recuerda que si quieres comprar el ritual directamente preparado y sólo tener que hacerlo, existen packs con todos los ingredientes nombrados o similares!!

Salud y Paz Mental

Si quieres comprar los productos de los que se hable en este post...

Ritual de San Guillermo, para mejorar la economía familiar

Creo que en los tiempos que corren a nadie le viene mal mejorar su economía familiar. Aquí os dejo un ritual para tal fin.

Ritual de San Guillermo

Objetivo: mejorar la economía familiar
Qué necesitamos:
• 4 velas verdes
• 1 vela blanca
• aceite dinero
• ruda troceada
• tamarindo seco
• aceite romero
• incienso Katar
• sal gruesa
• carboncillos instantáneos

Modo de empleo:
Cogeremos las 5 velas y las untaremos, en primer lugar, con el aceite dinero. Una vez untadas, iremos a lavarnos las manos con jabón y un poco de sal, para quitar las malas vibraciones que pudieran tener las velas.
A continuación, cogeremos las 5 velas (de una en una, por la punta con cuidado de no mancharnos de aceite) y colocaremos, en algún sitio llano, en forma de cruz, quedando la vela blanca en el medio (ver ilustración).

A continuación, cogeremos un puñado de ruda troceada y, alrededor de las velas, haremos un círculo. Una vez ya hecho, haremos otro (por fuera del anterior) con el tamarindo seco.
Hechos los dos círculos, cogeremos el aceite de romero y, como si de hacer un dibujo se tratara, dejaremos caer unas gotitas por todo el círculo, es decir, por su alrededor, resiguiéndolo. Lo haremos primero en el círculo de ruda y, en segundo lugar, con el de tamarindo.
Acto seguido, pondremos dos pastillitas de carbón en banda y banda de la vela blanca (recordemos que es la del medio). Uno tiene que quedar a su izquierda, y el otro a su derecha. Taparemos el carbón con un puñado de incienso Katar. Cuando ya estén los dos montoncitos de Katar preparados, los encenderemos y, a continuación, haremos lo propio con las 5 velas (siendo la blanca la última en encender).

Mientras todo ello arde, diremos la siguiente oración 3 veces:

San Guillermo poderoso,
San Guillermo protector,
Haz que nuestra economía
Vaya cada día a mejor
Que la precariedad se aleje
Y se llenen mis arcas de esplendor.

Cuando ya haya quemado todo, tiraremos los restos del ritual en algún lugar donde haya agua corriente.

Bienvenidos a Mis productos esotéricos, mi rincón mágico

Desde hace tiempo, algunas de mis lectoras me preguntan por qué decidí introducirme de manera casi profesional en el mundo del esoterismo y más concretamente en los misterioso pasajes de la magia ritualista y casera

La explicación que les doy, y que es sencillamente la verdadera es la siguiente: me crié con mi abuela materna.

Esa gran mujer compartía una fe religiosa conservadora y clásic, con unos conocimientos ocultos “ancestrales” (ya que en aquellos tiempos la palabra esoterismo estaba casi prohibida)  y que se remontaban a sus antepasados, transmitiéndose de madre a hija, de abuela a nieta.

Mi interés por los fenómenos que nos rodean, por aquello que algunos llaman el “Mundo Invisible” y por encima de todo por la Naturaleza, nuestra Gran Madre Universal, me llevó, poco a poco, grado a grado, escalón a escalón, a introducirme cada vez más en los secretos ancestrales que nuestro antepasados a base de estar en contacto directo con la Madre Naturaleza, ya  estudiar, de manera “pagana”, que quiere decir rústica y natural, el Universo, habían conseguido.

Siendo ya mayor, me dediqué a viajar tanto cómo mi economía me lo permitía. Preguntando siempre que podía para intentar saciar mi sed de saber, conocí gente que practicaba las “magias naturales”, que no son buenas ni malas, sino sencillamente magias que cada cual utiliza buscando unos fines concretos. Esos fines, sin embargo, sí pueden ser malos o buenos, palabras de todos modos muy subjetivas.

Esa fue la razón por la que decidí ir atesorando esos “pequeños secretos” que desde hace algunas décadas se conocen como “Magia Casera”.

Hace años decidí, antes el materialismo que día a día nos fagocita, romper mis propios egoismos y compartir “casi” todo lo que he aprendido, entre las personas que tienen hambre de Saber o bien qué necesitan conocer estos “pequeños secretos” que si no son guardados y trasmitidos, quedarán en el olvido para siempre.

A razón de dicha decisión, surgió mi primer libro, “Rituales prácticos para la magia casera” (G. Editor; 2008) y me di cuenta, con gran alegría, que había muchas personas, muchas más de las que yo pudiera imaginar, interesadas por los rituales y todo aquello que lo componen y, supuse, por todos esos temas que tanto me apasionan a mi.

Y acerté. Decidí tirar adelante mi pequeña aventura literaria y hoy, tres años después de convertirme en autora, hace a penas unos días que ha visto la luz mi quinto, y estoy segura que no último, libro, “La botica de la mujer sabia“, una pequeña recopilación de remedios caseros para el día a día.

Llegados a este nivel , y como no podía ser de otra forma, creo que ha llegado el momento de dar un paso más, un paso hacia lo abierto, lo infinito, lo que no tiene fronteras. Y ese “algo más” es este blog.

Bienvenido/as todo/as a “Mis productos esotéricos”, aquellos con los que he aprendido a vivir.